Derecho de réplica a AristeguiNoticias

21 de mayo de 2016





AristeguiNoticias:

Agradecerle su atención del espacio para nuestro derecho de réplica con relación al reportaje que apareció en este mes sobre la región triqui.

El Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) surge desde hace más de 34 años en la zona triqui con los siguientes objetivos: defender el territorio, la tierra y los recursos naturales, denunciar la represión en las comunidades triquis propiciada por el ejército mexicano que obedecía las órdenes de un grupúsculo que era manipulado por los caciques, desde entonces, reivindicamos la libertad de los presos políticos y el más importante de todos, la unificación de todas las comunidades triquis.

En 1981, el MULT emerge como una respuesta organizada ante el despojo, la represión, la explotación del hombre por el hombre y el desprecio por parte de los grupos políticos que controlaban la región y como consecuencia nuestra organización ha sufrido desaparición forzada, desplazamiento forzado, ejecución extrajudicial y prisión política; casos como Virginia y Daniela Ortiz Ramírez, desparecidas en julio del 2007; caso de los compañeros de Agua Fría Copala, San Juan Copala que sufrieron desplazamiento forzado en 2006 y 2007; la ejecución extrajudicial de Cenobio Merino; Roberto Merino, Cirilo Castañeda, Hilario González Domínguez, Juan Alfonso Robles, Luis González Martínez; Ramón Celestino; Mateo Albino y recientemente José Merino Fernández, y el caso más sonado el de nuestro máximo dirigente Heriberto Pazos Ortiz el 23 de octubre de 2010, todos ellos formaban parte de la dirección política y líderes naturales de sus comunidades, cayeron por las balas asesinas de los que buscaban descabezar y exterminar la dirección de la organización.

De todas estas muertes y cientos más, no hemos encontrado eco de exigencia de justicia para su esclarecimiento, pensamos que no hay muertos de primera ni de segunda nacionales o internacionales todas son lamentables y merecen que se les haga justicia, porque son vidas humanas y se deben de castigar a los responsables materiales e intelectuales no importando su color, raza, credo, condición social.

En nuestra trayectoria hemos encontrado campañas de linchamiento político, campañas de difamación, con la firme intención de aislarnos del movimiento social, nos hemos encontrado con las amenazas constantes en contra de nuestros dirigentes, la amenaza de militarización en nuestras comunidades, disidencias creadas desde el poder, es por ello que por la firmeza, consecuencia y la dignidad de la base social de nuestra organización hemos resistido a estos embates.

Del proceso para la unificación de las comunidades hemos encontrado muchos obstáculos -en toda nuestra trayectoria- que han puesto la gente externa, que ha visto nuestras iniciativas como afectación a sus intereses, de alguna u otra forma han buscado que la nación triqui permanezca siempre confrontada. En diferentes momentos hemos buscado la unidad de la nación triqui y seguimos haciéndolo aceptando el costo político que ello representa, muestra es la firma del Acuerdo de Paz y la Concordia para la región triqui en enero del 2012, suscrito por todos los actores de la región. Que por cierto no ha sido cumplido ni por el gobierno estatal ni federal.

Desde 2010 a la fecha, los líderes naturales, con toda su calidad moral en su papel de máxima autoridad de su comunidad, han hecho un arduo trabajo con sus iguales de las comunidades y hemos visto sus logros que esperamos se consoliden, estos acuerdos internos se basan en el respeto a los liderazgos naturales y a las formas organizativas internas de cada una ellas, haciendo a un lado color y militancia.

Pensamos que en la construcción de bases sólidas para una paz de largo aliento que detone el desarrollo de todas las comunidades triquis, es necesario caminar en unidad contra el enemigo que es la marginación y el olvido.

En la actual coyuntura, no nos mueve el interés de conseguir el poder por el poder, sino formar parte de un proceso organizativo para frenar las reformas estructurales que la clase política del Pacto por México, aprobó en contra del pueblo mexicano, como movimiento social de más de 34 años, tenemos la clara convicción de participar de forma organizada y consciente para hacer posible un cambio verdadero en nuestro país.

No hay negociaciones ni pactos con partidos, hay acuerdos firmes y sólidos en el marco de un acuerdo mutuo y lo hacemos con mucha dignidad como lo dirigió Heriberto Pazos Ortiz y como lo mandara nuestra nación triqui insumisa.



RESPETUOSAMENTE

“Por la lucha y la liberación de los pueblos”

LA DIRECCION POLITICA

MOVIMIENTO DE UNIFICACION Y LUCHA TRIQUI,


(MULT)